Blog

La lata: ingeniería aplicada a nuestra vida

Están tan presentes en nuestra vida que apenas somos conscientes de su diseño. Las latas de refresco, de cerveza o de zumo tienen todas la misma forma, la cual responde a unas necesidades específicas y su diseño para nada es arbitrario.

Bill Hammack, ingeniero químico de la Universidad de Illinois, describe, en su canal de Youtube  “engineerguy”, a estos recipientes como una pequeña obra de ingeniería. Este ingeniero explica además como el aluminio con el que se fabrican estas latas ha evolucionado tanto que actualmente es un prodigio y plantea una pregunta muy curiosa ¿Por qué las latas son cilíndricas y no esféricas o rectangulares?

lata

En un principio la forma esférica sería ideal para elaborarlas, pues implicaría usar una menor cantidad de material para crear los envases y no tiene esquinas ni bordes cortantes, lo que permitiría que la presión se distribuyera de forma uniforme por las paredes interiores. Sin embargo este tipo de diseño es de complicado almacenaje y no muy útil, ya que la lata rodaría por la mesa aparte de ser difícil de producir.

De la misma forma, un diseño con forma de ortoedro no sería posible puesto que las numerosas esquinas no permitirían distribuir la presión ni cómoda para beber o para sujetar.

La solución pasa entonces por utilizar formas cilíndricas, que combinan lo mejor de los dos formatos anteriores. Resuelve en parte el problema de apilado de la esfera, ya que se aprovecha el 91% del volumen, y también corrige los defectos de los ortoedros. Pero sobre todo, el cilindro es muy fácil de fabricar.

lata_1

El proceso de fabricación, es tan curioso como simple: usando una oblea de aluminio de 3 mm, a través de distintos anillos y de elementos que hacen presión van dando como resultado la forma cilíndrica de la lata, cada vez más alta y más fina en su contorno. La parte inferior se somete a una nueva presión con un elemento con acabado de domo que hace que se necesite menos material para la parte inferior y que también distribuye mejor la presión en esa parte.

En la parte superior quedan unas pequeñas estrías del proceso de “estirado” inicial, pero éstas desaparecen con un pulido especial, tras lo cual llega la decoración de la lata. Que es tanto exterior -con los motivos y diseño de cada bebida en particular- como interior -con una capa que protege el aluminio de la bebida y que evita, por ejemplo, que ésta tenga un sabor “metálico”.

Cómo podemos apreciar, el proceso de la elaboración de una lata, es sencillo pero muy complejo a la vez y detrás del mismo hay una gran labor de ingeniería.

¿Alguna vez te habías planteado como era el proceso de elaboración de estos recipientes? ¿Sobre que artículos cotidianos te gustaría que habláramos? Háznoslo saber con tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *